CeresDESTACADAS

«Un árbol para Ceres» La campaña que iniciaron ceresinos residentes de otros lugares

Ceresinos que no viven en nuestra ciudad comenzaron una campaña para implantar árboles que fueron derribados por el viento en la última tormenta de diciembre pasado. el Dr. Juan Carlos Beltramino publicó en su redes sobre la campaña y el periodista José Bordón lo reflejó en el Mirador Provincial.

«Un árbol para Ceres», una campaña que echa raíces

Ceresinos residentes en diferentes puntos podrán colaborar con la ciudad del noroeste santafesino en la adquisición de especies arbóreas para reemplazar las que fueron destrozadas por fuertes vientos a finales del año pasado.

La solidaridad empieza por casa. Así lo entendieron ceresinos residentes en diferentes ciudades de la Argentina, que lanzaron una campaña con el propósito de colaborar para la recuperación de la ciudad ubicada al noroeste de la provincia de Santa Fe, muy próxima al límite con Santiago del Estero y severamente dañada por un fenómeno meteorológico -caracterizado por fuerte viento- que a fines del año pasado derrumbó centenares de árboles en la vía pública y, especialmente, en tradicionales paseos.

Por iniciativa de ese grupo de ceresinos se inició una campaña destinada a que cada uno de los residentes en otros lugares del país aporten una suma de dinero para adquirir árboles que posibiliten la recuperación del dañado arbolado público.

Esa campaña finalizará el 16 de julio próximo, una fecha especial para los ceresinos, porque es el día de su santa patrona, la Virgen del Carmen.

“Sumémonos a la iniciativa de plantar árboles en Ceres. No debe importarnos saber si alguna vez podremos verlos florecidos y compartir mates bajo sus ramas. Hagámoslo como un humilde homenaje a aquellos que le pusieron árboles a nuestra infancia”, señaló un vocero del grupo que impulsó la iniciativa.

El monto de colaboración sugerido es similar al valor de una pizza. Los interesados pueden contactarse al siguiente número telefónico 3491 58-5298 o escribir al correo electrónico gobierno@ceres.gob.ar.

Dr. Juan Carlos Beltramino:

Hace tres meses, en Ceres, un “tormentón“ voló techos, derrumbó tapiales y arrancó muchos árboles. Por lo que en el restaurante se paga por una pizza grande de mozzarella, se puede comprar un pequeño jacarandá, un lapacho, un ibirá pitá, un ceibo o quizás un aromito.

Sumémonos a la iniciativa de plantar árboles en Ceres. No debe importarnos saber si alguna vez podremos verlos florecidos y compartir mates bajo sus ramas. Hagámoslo como un humilde homenaje a aquellos que le pusieron árboles a nuestra infancia.

¡QUÉ EL ÁRBOL TAPE UN BOSQUE!

¿Qué hay detrás de cada árbol donado por un ceresino?

— ¡Más árboles! Ese es el tronco de la campaña; nuestro objetivo. Ahora, nos iremos por las ramas, para contestar otras preguntas.

¿Por qué gente que no vive en Ceres, se tiene que ocupar de algo que corresponde a los que gobiernan?

— Por supuesto, la mayor tarea para reforestar está a cargo del municipio y el gobierno provincial. El aporte de un ceresino emigrante es un gesto. Un pequeño homenaje a los que nos precedieron. Y a los que vendrán.

¿Por qué no aportan los funcionarios que ganan muy buenos sueldos?

— Si se pagan los impuestos es razonable reclamar que el Estado se encargue de resolver problemas cómo los que se originaron por el temporal de diciembre de 2023. Pero aplicando sólo este criterio, se deberían eliminar todas las cooperadoras de las escuelas y hospitales. Cosa que por el momento no parece recomendable.

¿Por qué se deben realizar las transferencias a la cuenta de un particular?

— Para evitar confusiones, quienes impulsaron la campaña no quisieron recibir donaciones en sus cuentas bancarias. Para dar más transparencia, la Municipalidad indicó evitar intermediarios y realizar los aportes en el vivero encargado de conseguir las especies autóctonas.

¿Y cómo marcha la campaña? preguntó un amigo, noches atrás.

— Arrancó con mucha recaudación durante las primeras semanas, luego se frenó de golpe. Puso segunda cuando se publicaron afiches y datos sobre los árboles comprados. Durante la última semana quedó en punto muerto. Ayer arrancó de nuevo. Quedan 35 días ¡Hay que acelerar!

Los que ya donaron están registrados con la fecha y el monto aportado. No se difunden nombres en las redes, pero podemos contar que se recibieron una o más “pizzas” desde muchos lugares: Córdoba, Santiago del Estero, Buenos Aires, Resistencia, San Rafael, Esperanza y Santa Fe. Más unas “pizzas extras” ¡encargadas desde Nueva Zelanda!

Ahora, vayamos a la raíz de este mensaje

— Calculamos que los árboles serán plantados en agosto, pero el dinero para comprarlos hay que ir juntándolo. Aporta ya, realizá la transferencia (“la pizza”) a: Alias: vivero.abuela.maría. CBU 0110195520019510650995. T

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *