«Si la UCR logra la unidad, las otras fuerzas tendrán que confluir en el frente de frentes»

Felipe Michlig, senador provincial por el departamento San Cristóbal y presidente del bloque de la UCR en el Senado provincial charló con La Capital.

El presidente del bloque de senadores de la UCR, Felipe Michlig, observa con preocupación tanto el frente sanitario como el económico. En diálogo con La Capital, uno de los principales referentes del radicalismo provincial plantea que el gobierno de Omar Perotti «no aplica programas para sostener la actividad económica», defiende la idea de un gran frente opositor y deja abierta la puerta para una candidatura como senador nacional.

—¿Cómo ve la situación de la provincia, dominada por la pandemia y la crisis económica?

—Veo con preocupación lo que está ocurriendo en los grandes aglomerados, en Ceres hemos podido controlar la situación con aislamiento y la actuación de los referentes sanitarios. Se han tomado buenas medidas en la provincia, como la conformación del comité central de emergencia y 19 comités departamentales. Hoy más que nunca tenemos que concientizar a la población, extremar todas las medidas que tengan que ver con la prevención y la higiene. En cuanto a lo económico hay una preocupación muy grande. Está muy bien que se haya puesto el énfasis en salvaguardar la vida de la población, pero no se ha puesto el mismo ojo en la economía. Tenemos quiebra de empresas y pérdidas de puestos de trabajo. En su momento desde la UCR propusimos 40 medidas urgentes, muchas las tomó el gobierno nacional pero la provincia tomó pocas. El gobierno provincial tiene una mirada más economicista, quiere que cierre la caja del Estado, pero no aplica programas para sostener la actividad económica. También el bloque de la UCR del Senado provincial presentó la semana pasada un proyecto que propone un programa post pandemia y apunta en principio al sector hotelero y gastronómico y de entretenimiento. La provincia ha recibido fondos del gobierno nacional y se podría ayudar a las empresas con créditos y subsidios.

—¿El gobierno de la provincia podría estar haciendo más de lo que hace?

—Totalmente. Se habló tanto de la deuda de las gestiones anteriores y hoy la deuda de la Nación con la provincia es mucho más de 100 mil millones de pesos. Me gustaría que el gobernador y sus ministros estuvieran exigiendo que haya una resolución y que nos paguen aunque sea una parte de los que nos deben, estaríamos atendiendo muchísimas cuestiones. Otra cosa que nos preocupa es el parate de la obra pública: inexplicablemente, una provincia que tiene un plazo fijo de entre 25 mil y 30 mil millones de pesos tiene la obra pública paralizada.

—La semana pasada el Frente Progresista se reunió con el gobernador, ¿La relación entre el oficialismo y la oposición entró en una nueva etapa?

—A mí me gustaría pensar eso, porque los dirigentes de todos los partidos comprendemos que se avecina una gran crisis a nivel mundial, nacional, provincial y regional, que sólo podemos enfrentar y administrar si trabajamos en conjunto. En la reunión propuse que establezcamos una agenda entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo, más cuando en una Cámara es mayoría el oficialismo y en la otra la oposición. Otro tema que nos preocupa muchísimo es la seguridad: se han disparado los índices de homicidios pero también tenemos un problema muy serio en la zona rural, donde se han cometido diversos delitos.

—¿Cree que detrás de estos ataques hay cuestiones políticas?

—Cuando uno ve las declaraciones de dirigentes nacionales del partido gobernante, se ve que siguen con el mismo cassette: el campo es mala palabra, el que produce y aporta al crecimiento del país hay que combatirlo.

— El año que viene hay elecciones, ¿Sostiene que tiene que armarse un frente de frentes opositor el año en 2021 y en 2023?

—Totalmente. Con el senador Enrico y otros dirigentes coincidimos en que hay que armar una herramienta de ese tipo. En los tiempos que se avecinan necesitamos consolidar un proyecto político de gobierno muy fuerte que tenga un gran respaldo para poder llegar a buen puerto.

—EM_DASHLos dirigentes socialistas están muy reticentes a sumarse a ese tipo de armado, ¿Cómo piensan convencerlos?

—Si el radicalismo logra la unidad en la que estamos trabajando el resto de los partidos va a tener que confluir en el proyecto que estamos proponiendo. Si el socialismo, el PRO y otros partidos tienen intenciones de que el país salga adelante y Santa Fe tenga un rol preponderante tenemos que dejar de lado diferencias. Si fuimos capaces en su momento de armar primero la Alianza Santafesina y después el Frente Progresista con sectores de derecha y de izquierda hoy tranquilamente lo podemos hacer. Hay que dejar de lado mezquindades y pensar en el proyecto grande que permita sacar al país y a la provincia hacia adelante.

—¿Su idea es presentarse para senador nacional?

—(Piensa y luego se ríe) Lo que veo y hablo con muchos actores de la política y la producción es que no se ha utilizado de la mejor manera la semejante representación que implica un senador nacional. En Rosario hay quema de pastizales en las islas y no he visto prácticamente a ningún representante del orden nacional que exija al gobierno que ordene la cuestión. Así con otras cuestiones: en inversiones del gobierno nacional, obras, planes de vivienda siempre estamos en el lugar 22, 23, 24. Vemos que quienes nos representan en ambas Cámaras legislativas no llevan la voz cantante en representación de la provincia. Desde ese punto de vista siempre estamos dispuestos a hacer cualquier esfuerzo pero teniendo en cuenta al conjunto de los santafesinos.

Fuente Diario La Capital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *