Caso Quinteros: cobertura especial desde Hersilia. Escucha el testimonio de los vecinos

El Femicidio de Silvia Quinteros en la vecina localidad de Hersilia sigue conmoviendo a toda la provincia. Un equipo de FM CERES y Cable Norte Video realizó una cobertura especial desde la localidad donde recogimos testimonios de vecinos autoconvocados, del grupo de mujeres “Brujas Empoderadas” (hombre y mujeres que trabajan por la violencia de género en la localidad) y también realizamos conmovedoras entrevistas con mujeres, amigas y conocidas de la víctima.

Brujas empoderadas Hersilia

Hoy perdimos a una hermana. En este momento se nos desarma el alma. Nuestra forma de accionar nos hace sentir que llegamos tarde, que recurrimos a los lugares y las personas equivocadas.
Sentimos que le fallamos.
En Hersilia hay una menos porque Silvia pidió ayuda y le cerraron las puertas de las instituciones que debieron socorrerla:
La policía, desde un principio, no fue capaz de hacer cumplir la orden de restricción perimetral. Por otro lado, desde su desaparición se desentendieron de sus responsabilidades de investigar inmediatamente.
Nos indigna la inoperancia y ausencia de las autoridades comunales en la prevención y el acompañamiento a las mujeres en situación de violencia. En este sentido, nos preguntamos ¿cuál es el rol del área de la Mujer ante este tipo de situaciones?
¿Cuál es el rol de los partidos políticos locales sobre la cuestión de género, y de las supuestas instituciones que trabajan al respecto?
Cuestionamos la inacción desde fiscalía que motivó a que un grupo de mujeres tengan que utilizar sus propios contactos a Nivel Provincial de la Red de Grupos Feministas, para activar la búsqueda a través de la Policía de Investigación (Trata de Personas y Violencia de Género).
Absoluto repudio a la atmósfera que constituyen determinados medios de comunicación a la hora de divulgar lo sucedido. Responsabilizando a las víctimas, apelando a su estilo de vida, moralizando sus vidas personales y justificando sus muertes.
Por otro lado, dejar en claro que por los prejuicios que cayeron sobre Silvia, y por tratarse de una mujer en estado de vulnerabilidad, se tardó demasiado tiempo en considerar como una opción real el hecho que haya desaparecido. En este sentido, debemos destacar la entrega de diversos grupos feministas que sí ayudaron al movimiento feminista local para activar la búsqueda, frente a la inoperancia de la policía local. Así como también, al grupo de ciudadanas que se interesaron en hacer visible el caso y sumarse a la búsqueda. Si no fuera por el pueblo, hoy seguirían diciendo que Silvia continúa llamando desde Morteros diciendo que está bien o que se fue con un novio. También revalorizamos el rol de las escuelas al no minimizar la problemática familiar de sus alumnos.
Nosotras llegamos tarde a pesar de haber estado cerca de ella. Este femicidio, como todos, tiene un autor pero somos muchos los que lo permitimos. Algunos con más responsabilidades que otros.
Hoy, ahora, pedimos justicia por Silvia. En este momento, como siempre, insistimos en la importancia de visibilizar la situación de tantas mujeres que siguen pasando por situaciones de violencia machista, junto al cómplice silencio social.
Al gobierno local le exigimos contar con presupuestos reales en materia de género, y que todas las instancias legales vigentes ante casos de violencia sean efectivas.
A nivel provincial y local reclamamos políticas reales para trabajar en la prevención: destinar equipos de trabajo, que existan hogares de contención para las víctimas (mujeres e hijos), en cada localidad de la provincia.
Pedimos la modificación urgente del protocolo de intervención.
Al gobierno provincial y nacional emergencia nacional en violencia contra las mujeres.
Defendemos el derecho de movernos, de caminar, de decidir sobre nuestras vidas. Rechazamos todo el intento de instaurar el miedo.
Por favor, ¡Ni una menos! ¡BASTA DE FEMICIDIOS!
¡¡JUSTICIA POR SILVIA Y QUE TODOS LOS RESPONSABLES PAGUEN!

Escucha los duros testimonios de amigas y conocidas de Silvia Quinteros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *